Nombre del proyecto: Cementerio Municipal de Penco. Sendero: Reflejo de Despedida.

Autora: Cristina Jara Díaz

Ubicación: Lote de la ex empresa Chile Algas. Entre Penco y Lirquén por la ruta 150

Superficie: 35000 m2

Materialidad: Hormigón Armado

Profesora Guía: Claudia King

Año Académico: 2019

MEMORIA:

La pérdida de un ser querido, ya sea amigo o familiar, es uno de los pesares más grandes que se afronta en la vida humana, bajo esta premisa, el cementerio es parte fundamental de esta vivencia dado que forma una parte del rito funerario y a su vez de despedida. 

El desafío del proyecto y su diseño nacen a partir de las etapas definidas por la psicología (Elisabeth Kübler-Ross) para superar el duelo y traspasarlo a la arquitectura, solventando, funcional y espacialmente el recorrido y traspaso de cada una. (Negación, ira, negociación, depresión y aceptación). De estas etapas, 3 están albergadas en el cementerio, ya que las primeras dos son intrínsecas del momento mismo en el que se recibe la noticia de pérdida.

NEGOCIACIÓN: Fantasía de estar con el control frente a la situación de la perdida.

DEPRESIÓN: Se entiende el presente con una profunda sensación de vacío.

ACEPTACIÓN: Aquí ya se acepta el sentimiento de superación y la reorganización de ideas.

 El proyecto se concentra en dos grandes directrices: 

  • Desarrollo individual de cada etapa:

Traspasar los conceptos y definiciones de la psicología a la arquitectura, tanto funcional (Necesidades intrínsecas para el funcionamiento de un cementerio) y espacial. (Referente a la percepción del espacio y la contención resuelta en cada una de las etapas según las necesidades del usuario)

  • Diseño del traspaso y transición entre cada etapa:

Diseño de “portales” por medio de elementos arquitectónicos y para-arquitectónicos que marcan el cambio y avance de una etapa a otra sin abrumar al usuario.

Desarrollo de las etapas dentro del diseño:

(Cada etapa fue relacionada con un concepto arquitectónico acorde)

Negociación/Control:

Esta etapa parte desde el ingreso al cementerio y da inicio al sendero, el control está dado por medio de vistas controladas y dirigidas gracias a tensiones espaciales solventadas por medio de muros de contención (que actúan como elementos para-arquitectónicos) y edificios distribuidos en esa zona específica (portería, florería, plaza y sala de ventas) con la finalidad de guiar el recorrido, acotar vistas y que el usuario vaya ascendiendo de forma contenida.

Primera transición:

Configurando el primer portal por medio de la capilla ecuménica que se funde en el sendero dada su extensión de techumbre y rampas aledañas, rompe la escala y lo constriñe paulatinamente para generar un remanso hasta que el usuario logra traspasarlo y entrar a la segunda etapa.

Depresión/Aislación:

La aislación se entabla dentro de los pabellones de nichos y su distribución: ordenados por una plaza central y aislados unos de otros para dar intimidad y privacidad, diseñados de forma en exista en todo momento un área verde y cuerpo de agua para la contemplación y abstracción del entorno.

Segunda transición:

Esta transición, usando los mismos recursos anteriormente mencionados, es más abierta y fluida que la primera, dado que esta vez no es un cambio de etapa sino una variación importante de altura que hacer énfasis en la morfología del terreno.

Depresión y Aislación:

Esta vez, los pabellones de nichos se centran en vistas contemplativas dado su abalconamiento hacia la comuna, mar y cerro, aprovechando las nuevas vistas. Se propone además, el pabellón específico para nichos de infantes, dada su condición aún más resguardada y remate del sendero de cortejo fúnebre.

Tercera y última transición:

Al ser este, un traspaso a la etapa de aceptación, y no pertenecer al cortejo fúnebre, la escala del sendero se transforma completamente en peatonal. El portal está dado por “entremuros” que guían el recorrido, ciegan al usuario y lo aíslan del cementerio general para desarrollar la última etapa.

Aceptación Reorganización

Esta etapa, aprovechando la cuenca de agua existente y la biodiversidad que esta propicia se crea un área verde pensado como un remate del sendero, el cual genera un interior contemplativo dentro del cementerio y a su vez un mirador vista a todo el proyecto, la comuna y sus atributos naturales, creando un área verde para toda la comunidad. 

En conclusión, el proyecto busca por medio de su diseño, crear un recorrido progresivo que acerque al doliente a un estado de remanso, meditación y compañía por medio de distintas vivencias arquitectónica-espaciales, teniendo al usuario y su cortejo fúnebre como prioridad.

 

 

menu
menu